El nuevo orden sexo-romántico, o cuando nos quieren convertir en sadomaso porno-star

<vídeo> 
[disponible tras el encuentro]
Sesión Café con póster (I): Pop Politics
13/05/2015, 12.15-13.10

ALMUDENA GARCÍA MANSO es profesora de la Universidad Rey Juan Carlos

Las normas que regulan el comportamiento de las personas, en su más pura dualidad genérica, se escriben en base a una heteronormatividad donde las emociones juegan un papel fundamental; éstas ya no forman parte del orden pre-moderno ni moderno de la industrialización, sino que responden a una relatividad individual, hedonista y material-comercial muy superficial. Jovencitas (TIqqun) que se transforman, son y buscan emociones felices, un futuro del alma encaminado intentar erradicar completamente el sufrimiento, ya sea desde la compra, venta y prosumo de lo sexual (ser cool comprando un vibrador de diseño, subiendo un desnudo pseudo integral a instagram o un vídeo porno casero a youtube), erótico (lo mismo pero sin ser tan explícito) y romántico (sin sexo sólo amor).
Partiendo de los conceptos de jovencita –el ciudadano modelo que nace como respuesta a la amenaza revolucionaria- y de capitalismo caliente (farmacopornográfico) hemos identificado comportamientos cotidianos, comunes y “ordinarios”-en su máxima expresión- que la gente suele y hace en la cibersociedad (redes sociales, espacios de distribución de vídeos, foros, blogs, etc.,), en la sociedad móvil (apps de comunicación e interacción, o de contactos), en la sociedad mass-media (sobre todo televisiva) y en la sociedad real, cómo sentimientos y acciones que se enmarcan en el nuevo orden sexo-romántico: todos podemos ser sadomaso porno star pero a la vez sin salirnos de la normatividad sexo-política. 50 sombras de Grey no es sadomasoquismo, es pseudo sexo de ayuda dual genérico, hombres-mujeres y viceversa no es liberación sexual y promiscuidad, es ver cómo a estas alturas la mujer sigue siendo un objeto y no un sujeto; la ropa súper-sexy porno te la puedes poner pero seguirán viéndote como una “puta” aunque la vendan. Es una forma de super normativizar genéricamente hablando -estereotipos tradicionales- sadomasoquizando y pornificando las conductas de consumo y estilos de vida, eso sí, dulcificados, enfocados a lo comercial a lo funcional, utilitarista y positivo.
“Me desnudo, subo la foto, me ven, me arrepiento porque es íntimo, pero lo he subido a una red…” consumen mi intimidad, consumo la intimidad de los demás. Se ha roto la experiencia de las emociones íntimas o por el contrario esa intimidad se ha vuelto más intimidad al ser pública. Un nuevo orden sexo-romántico que mezcla una idea vana y vaga de libertad sexual con el papel-rol-estereotipo tradicional del sexo-género. Donde el mercado de las emociones vende el amor romántico, la pareja dual, los hijos. Felicidad en píldoras de autoayuda, en formato televisivo, series, novelas, revistas y demás narrativas info-bio-políticas disfrazadas de sexualidades no normativas, ya sea el sado masoquismo, la pornografía, la bricotecnología sexual –Sex shop, tupper sex, tiendas eróticas, etc.,- que están lejos de los supuestos orígenes de esos espacios de lo perverso o abyecto no normativo. “La jovencita ama lo auténtico porque es una mentira”.

Anuncios

2 respuestas a El nuevo orden sexo-romántico, o cuando nos quieren convertir en sadomaso porno-star

  1. Cristina Santirso Ruiz dijo:

    Disculpad, me es imposible asistir a este encuentro, me encantaría tener esta ponencia/comunicación, ¿cómo es posible conseguila?
    Mil gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s