Rancionalidad: señalando al enemigo abstracto

por J. Pedro Rodríguez del Val y Rebeca Herrero Sáenz

Como todo concepto, la interpretación, el uso y el entendimiento del término “rancionalidad” escapan mucho o poco de sus orígenes, ya que los usos que damos a las palabras pueden abrir nuevas vías semánticas, nuevas maneras de dirigirlas, de reapropiarlas, o pueden tirarlas a la basura de la memoria verbal. Lo mismo está pasando con el término que utilizamos en nuestras ponencias, la “raNcionalidad” y ya que por encargo nos han pedido desarrollarlo, crearemos una reflexión acerca de este vocablo.

El término “rancionalidad” proviene de dos palabras combinadas: “rancio” y “racionalidad”. Por racionalidad entendemos la manera lógica de usar la razón, el cuestionamiento de las cosas y en última instancia el proceder general que ha ocupado a la ciencia para los planteamientos y la producción del saber académico-científico. Por rancio entendemos una forma despectiva de aludir a lo viejo, a algo que perduró en el tiempo pero que no es apto ya para degustarlo con simpatía, al sabor del polvorón del año 1997 que un día cae en tus manos y que te comes por cierto compromiso afectivo con la abuela.

El origen del término tuvo lugar durante un trabajo que hicimos en 2012, en el que estudiamos los mensajes gráficos de Facebook que fusionaban humor y política, y que presentamos en el segundo encuentro de Sociología Ordinaria (abstract y vídeo). Aquí nació la palabra rancionalidad, a partir de una reflexión sobre cómo la política, en el plano formal e institucional, se esfuerza por (a)parecer seria, culta, erudita, ataviada de una fachada “racional” y sobre cómo escapa siempre de las emociones, de la alegría, las risas, el baile, la ironía y de un montón de formas de hacer que se consideran poco intelectuales. “Lo único que el poder no tiene es sentido del humor” dijo un amigo un día por ahí y así nació la palabra rancional.

No somos los primeros ni seremos los últimos en señalar cómo las instituciones terminan, en parte, existiendo y funcionando por y para sí mismas, dando de lado el objetivo para el cual se crearon. Maquiavelo habló de la necesidad del Estado de actuar en función de sus propias leyes e intereses, olvidando los principios por los que fue creado. Weber nos avisó de los peligros de la jaula de hierro de la burocracia donde la máquina estatal funciona en un vacío emocional de los que la forman. Becker nos advierte de las inercias, de las formas de hacer cosificadas, convertidas en paquetes, que entorpecen el cambio. Nosotras sólo estamos haciendo un remix: cogiendo imperdibles para convertirlos en pendientes, buscando tuercas para hacernos un collar. Volvimos a utilizar esta palabra en una reflexión acerca de la investigación científica a lo punky, proponiendo nuevas maneras de plantear la metodología y la selección de temas para el estudio de los fenómenos sociales. Hablábamos entonces de las inercias cansinas que plagan la sociología académica asfixiando las tentativas innovadoras que surgen en sus márgenes, de cómo aquí y allá nos encontrábamos con quien tachaba nuestros temas de investigación de “poco inteligentes”, a nuestros sujetos de estudio de “mamarrachos”, a los acontecimientos de la vida social que consideramos de interés de “naturales” y simples.

Pincha en la imagen para acceder al vídeo de presentación de “Investigando a lo punky” (Sociología Ordinaria, 2013)

Una vez nos hubimos autobautizado como investigadoras a lo punky nuestras colegas nos pasaron un enlace comentando “parece que se os han adelantado”. Se trataba de un blog sobre la futura publicación de un libro bajo el título de Punk Sociology de David Beer. Cuando nos disponíamos a escribir esta reflexión sobre nuestra querida y odiada rancionalidad el señor google nos mostró otro blog donde se aludía al término. En concreto la autora traducía un concepto de John Rawls de esa manera, dándole un sentido sorprendentemente parecido al que le habíamos dado nosotros. ¿Qué decir respecto a esto? Salud compañerxs. Nos da igual ser los primeros o los últimos. Sí fuimos los primeros nos encanta haber tenido ideas que otros estaban deseando exponer. Si fuimos los últimos, y esto ofende a quienes lo usaron antes lo sentimos. El punk es un reciclaje del rock. Se sirve de ritmos y melodías anteriores, los incorpora y modifica, los acelera y cambia las letras para hacer una canción distinta. Los Sex Pistols lo hicieron con el My Way de Sinatra, y con el Brown Eyed Girl de Van Morrison, y los Ramones lo hicieron con el Somewhere over the Rainbow de la película El Mago de Oz y con el What a Wonderful World de Louis Armstrong. Si estábamos versionando lo hicimos inconscientemente mas pensamos que suena bien y que no debería importar con tal de que la canción se oiga y difunda. Investigamos a lo punky y sabemos quién es nuestro enemigo: la rancionalidad. 

Decíamos que los usos de las palabras cambian y las cambian en su significado, pero hay algo del sentido original del concepto “rancionalidad” que (de momento) permanece, y es su carácter excluyente. Validando una única forma de presencia en el espacio público, aquella que, qué casualidad, practican un determinado tipo de personas con cierto perfil acomodado en la institución, ostentadores de la verdad incuestionable, dónde lo importante es lo que ellos consideran importante ahorcando las posibilidades de ampliar el conocimiento que tanto defienden. Personas que, otra vez por casualidad, son en su mayoría hombres blancos, heterosexuales de clase media-alta, de edad madura y con estudios superiores. Así, la actitud rancional expulsa del campo a todas las demás y a los sujetos que las encarnan.

Madrid, Mayo de 2014

J.Pedro (Pepo) Rodríguez del Val (@PepodelVal) y Rebeca Herrero (@RebecaHerreroS) son extra-ordinarios, sociólogos y residentes, al menos de momento, en Madrid.

Anuncios

Acerca de elena casado

Socióloga ordinaria y profesora de Sociología (UCM) Más info en http://ucm.academia.edu/ECasadoAparicio @duendudando
Esta entrada fue publicada en Colaboraciones extra-ordinarias, ocurrencias ordinarias y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Rancionalidad: señalando al enemigo abstracto

  1. El tremendo Garrapoto dijo:

    Me encanta vuestro trabajo chicos!! me parece que tenéis toda la razón y mi apoyo creando conceptos o copiandolos 😉 como la rancionalidad, la investigación a lo panky y la sociología callejera!! Seguid así!! Norwich suporters… 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s