La exotización de Granada en el discurso de guiris residentes en el Albaycín

Sociología Ordinaria Siete:
Apropiaciones, expropiaciones, reapropiaciones y… vuelta a empezar
Sesión “Espacios representados”

21/05/2019, 13:15-14:00

 


Daniel María Sánchez Fernández es… [pendiente de actualización]
Daniel Chloé Locatelli es… [pendiente de actualización]

RESUMEN: Como sur de un sur de un norte, y por si de tanto mirar al norte habían perdido ustedes el sur, sepan que en Andalucía estamos mu removíxs. El caso Rosalía (de quienes somos muy fan, por cierto) no ha estallao por sí mismo. Antes al contrario, las acusaciones de apropiación de símbolos y acentos se insertan en un contexto de décadas (qué decimos décadas, ¡siglos!) de representaciones estereotipás que han sío, consideramos, condición sine qua non del retraso económico de esta tierra.

Esta propuesta se inscribe en este sentir —“que no es que nos queramos independizar, pero nos da tol corahe”— a la vez que trata de reflexionar sobre las contradicciones y ambivalencias y “gasta” un especial cuidao en sus propias representaciones. Venimos a presentar una etnografía aún en pañales en la que hemos tratao de identificar TRAZAS DE EXOTIZACIÓN DE GRANADA EN EL DISCURSO DE GUIRIS RESIDENTES EN EL ALBAYCÍN. To esto sale —además de anécdotas personales mu cómicas que ya os contaremos— de dos experiencias radicalmente diferentes de un mismo espacio: la de una guiri residente y la de una granaína autóctona (esta que escribe) que, sin embargo, se han encontrado en mitá der camino y quieren confluir.

Partimos de la premisa de que la identidad local y la de guiri, se construyen mutuamente. Señalar a alguien como guiri es trazar una línea casi insalvable que lx sitúa en el plano de lo Otro. Por otra parte los modelos de desarrollo económico y urbanístico de la ciudad orientaos al turismo vienen a sumarse a la cadena de significados de esta categoría. Ser (leíx como) guiri es situarse en un nodo donde interseccionan una determinada corporalidad (blanquitud), un nivel de vida y poder adquisitivo así como unas determinadas actitudes hacia su lugar de procedencia y de destino (exotización, romantización, búsqueda de experiencias “auténticas”). En otras palabras, es una otredad con poder (económico) alterizante. En cualquier caso, en ningún momento se pretende sugerir una esencia granaína subyacente a estas representaciones ni situar al extranjero como centro de todos los males. Nuestro propósito radica en problematizar estas articulaciones y el fetichismo de estos imaginarios y reflexionar sobre estas tensiones que surgen en el corazón de Granada. ¿Qué narrativas estamos incorporando, exportando y explotando? ¿Qué historias sobre nosotrxs mismxs nos están contando? ¿Cuáles contamos? ¿Qué efectos tiene esto sobre la ciudad, sus gentes autóctonas y sus guiris residentes?

 

Anuncios