Un paso atrás

Sociología Ordinaria Seis!!! Lo hacemos y ya vemos
Sesión Un pasito p’alante, Un pasito p’atrás

09/05/2018, 17.45-18.45


GABRIEL VILLOTA TOYOS es… [pendiente de actualización]

RESUMEN: Frente a aquel “Un paso adelante” que los jóvenes del grupo UPA Dance nos pedían dar en el lejano 2002, inaugurando con mucho ruido y poca furia un siglo XXI lleno de expectativas comunicacionales e informacionales (Castells: 1997), esta ponencia parte de la necesidad de dar un paso atrás: desde una idea de renuncia a la notoriedad pública, no se nos antoja otra tarea más perentoria en el mundo de hoy en día que aquella que, sin ambages de ningún tipo, bien podríamos calificar de “retirada”. Ante el deseo histérico de todo el mundo por ocupar el espacio público virtual y privatizarlo mediante constantes posts y tweets que convierte el ágora en estercolero mediático (Sánchez Ferlosio: 1993), el “paso atrás” buscaría inspirarse en aquellos ejemplos clásicos que ya lo dieron antes, bajo diversas circunstancias: Thorau, por supuesto, retirado en su Walden; Wittgenstein, en la cabaña noruega recordándonos que siempre es mejor callar; The Band, yéndose a vivir juntos a Woodstock y firmando en su casa Big Pink algunas de las mejores canciones de la historia del Rock; o Christopher MacCandless, desaparecido en las tierras heladas de Alaska, hasta dejarse disolver como un azucarillo. El paso atrás puede ser, por tanto, bien individual o bien colectivo: así, elegiremos en función de nuestro carisma si preferimos ser eremitas, predicando en el desierto, o monjes en la abadía, preservando viejos códices y modos de hacer de la destrucción asegurada por la sobreexposición y el ruido permanente.
Y finalmente, una última pregunta, para cada cual: ¿Es posible dar ese “paso atrás” anunciando que “me voy”?

Anuncios