Omar is coming!!

JUAN CARLOS CASTRO es Doctor Arquitecto. Universidad de Alicante.

Sesión ¿Superhéroes de barrio? Masculinidades pop y resistencias
10/05/2017, 16.20-17.20

RESUMEN: ¡¡Que viene Omar!”! Es el grito de alarma que utilizan los camellos vendedores de crack cuando aparece Omar, recortada en mano, caminando tranquilamente por los bajos fondos de Baltimore en la poliédrica teleserie The Wire (HBO 2002-2008). The Wire narra la vida de Baltimore, ciudad portuaria de 600.000 habitantes en la costa este norteamericana. La teleserie está estructurada en 5 temporadas en las que cada una aborda cinco capas que describen la ciudad: los colectivos excluidos socialmente (los bajos fondos), la infraestructura (el tráfico y contrabando portuario), la política (el ayuntamiento organismo de gestión y poder), la educación pública y los medios de comunicación. La serie se basa en un entramado de personajes que van estableciendo relaciones verticales entre los diferentes estratos que la conforman. Esta estructura aporta una visión muy precisa y real de la complejidad económica, política y social de una ciudad deprimida de Estados Unidos como es Baltimore. Es más, se trata de una de las mejores descripciones que se hayan hecho hasta el momento de la complejidad urbana y las relaciones de intereses y poder que conforman el devenir urbano.
Pero, ¿quién es Omar? Omar es negro, gay y bandido. Vive precariamente escondido en los mismos suburbios en los que roba a traficantes de droga, colabora con la policía para deshacerse de sus enemigos y dispara a matar a cualquiera que le plante cara. Omar es un personaje al margen de todo y de todos. Vive al margen de la ley que intenta imponer la fuerza del orden, al margen de los códigos que rigen los bajos fondos. Un antisistema radical que se rige por un estricto código ético propio con el que es difícil no empatizar y que le hace ser perseguido por la policía y los traficantes, ser rechazado socialmente por su orientación sexual y sobre todo su negación a adaptarse a ningún colectivo social.
Omar es un nuevo tipo de activista social: el hacker urbano. Al igual que Neo en The Matrix (1999) o Lisbeth Salander en la saga Millenium (2005), representan el prototipo de pirata informático, activista que se rige por una ética basada en la conciencia e igualdad social, el conocimiento libre y la lucha contra las injusticias sociales, la corrupción y los lobbies de poder socio-económico, Omar lucha contra la ciudad. Una ciudad injusta, deprimida, racista, homófoba y antisocial basada en las relaciones económicas y de poder. La ciudad norteamericana del siglo XXI en la que Omar no cree y contra la cual lucha y se resiste.
La ciudad contemporánea no es moral, es un ecosistema de relaciones e intereses. Una entidad autónoma incapaz de gobernarse ni de ser gobernada, en la que Omar, el hacker urbano, se presenta como uno de los pocos agentes capaz de transformarla. Su aproximación crítica y antisistémica le da la capacidad de reprogramar el sistema. De establecer relaciones no viciadas entre las diferentes capas y colectivos que definen la urbe, aproximándose y estableciendo espacios de negociación capaces de transformarla en un nuevo lugar social, productivo y colaborativo.

Anuncios