“La militancia de comer”: Tu soberanía alimentaria es de extrema izquierda

RAMÓN J. SORIA BREÑA es… [pendiente de actualización]

Sesión Consumos resistentes I: Resistencias en los fogones 
10/05/2017, 18.30-19.00

RESUMEN: Delegamos en empresas nuestra soberanía alimentaria… Pero ¿por qué? ¿Qué ha pasado aquí? ¿Por qué no delegamos (aún) dormir, follar, viajar, pasear un domingo, montar en bicicleta, discutir con el cuñao, cobrar un premio de la lotería y delegamos cocinar lo que nos vamos a meter en nuestra sacrosanta boca y que nutrirá cada una de nuestra preciosas células? Pero ya delegamos hace tiempo otras cuestiones importantes. Delegamos nuestras responsabilidades como ciudadanos en unos representantes políticos porque nos han convencido para pensar que nosotros no tenemos tiempo para esos asuntos tan áridos, prolijos o siniestros. Delegamos nuestra alimentación en unas cuantas corporaciones industriales porque no tenemos tiempo ni sabemos ya cocinar los alimentos. Delegamos por tanto nuestra libertad, capacidad de decisión, responsabilidad familiar porque nuestra identidad social y nuestra aparente supervivencia se centra en “cosas más importantes”: sobre todo en el trabajo y cuando no trabajamos en el ocio y cuando no en el sueño. Nos han convencido de que las actividades poco productivas o poco placenteras es mejor delegarlas en otros. Pagar para que nos limpien la casa, cuiden de nuestros hijos, llenen nuestro plato, orienten nuestro futuro y el destino del país… Nos han convencido de que todo eso son trabajos fastidiosos, cansados, poco lucidos, de escaso prestigio cuando se hacen todos los días, sin mayor ceremonia.

Anuncios