Maravilla crítica y conjuros sonoros: apuntes para nuevas – viejas – maneras de resistir.

vídeo (pendiente)
Sesión Contiendas sonoras: archivos, calles y conjuros
29/05/2022, 12.30-13.15

MASSIMILIANO CASU

Esta comunicación presenta los primeros apuntes de un trabajo de investigación emprendido con pasión y desorden amateur, en busca de posibles conexiones entre el acervo de magias sonoras, hechizos y conjuros de la tradición popular e instancias de lucha que, en la actualidad, están demandando con urgencia nuestra activación.

En el actual ciclo de guerras, carestías, pandemias, erupciones volcánicas, desastres climáticos, terror cosmicista y crisis de la movilización, algunas tradiciones mágicas populares nos pueden enseñar dos cosas fundamentales: en primer lugar no existen fuerzas tan grandes y ocultas para las que no podamos producir nuestras propias herramientas de resistencia, sean estas amuletos, conjuros, músicas o bailes. En segundo lugar, estas prácticas, a menudo inscritas en el territorio de la superstición, pueden en realidad avisarnos de la importancia de la maravilla, el estupor y el misterio como herramientas críticas.

La presentación propone unos brincos entre ejemplos históricos y contemporáneos que nos pueden sugerir que, a la actual vulnerabilidad colectiva y la reducción de los márgenes de lucha y cambio, puede hacer de contrapunto una acción mágica popular dirigida a propiciar un bien o ahuyentar los males. Como sostiene Julio Caro Baroja, el conjuro mágico impone a un ser sobrenatural o una divinidad una forma de obediencia, en tanto que forma parte de nuestro mismo sistema de reglas y leyes físicas. En las palabras de Baroja: “la Naturaleza y la Moral, la Divinidad y el Hombre no constituían entidades tan separadas entre sí como lo están en sistemas filosóficos y aún religiosos familiares al hombre moderno y en un mundo ordenado por la Ciencia o la Filosofía”. O si queremos decirlo con la inmediatez del conjuro popular: «San Cucufato, San Cucufato, los cojones yo te ato, si me aparece (lo que he perdido), yo te los desato».

En estas reflexiones podemos encontrar referencias de extremo interés para aquellos proyectos culturales que cultivan la ambición de producir un cambio social. Podemos empezar desde allí para trazar un camino de conexiones asombrosas entre el campo de lo simbólico y lo material, entre la experiencia ritual y la función práctica de la obra de arte. Proponer la creación de nuevos hechizos para hacer sonar con fragor nuestras vulnerabilidades y, de esta manera, domar los demonios y propiciar nuestras cosechas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s