“Los eventos consuetudinarios que acontecen en…: una metodología colaborativa desde la materialidad del lenguaje

Sociología Ordinaria Siete:
Apropiaciones, expropiaciones, reapropiaciones y… vuelta a empezar
Sesión “Modos reapropiados de hacer”

21/05/2019, 18:00-18:45

 


Colectivo sopa sólida:
Selina Blasco
es ordinariamente profesora en la facultad de Bellas Artes UCM.

Gloria G. Durán es investigadora, profesora y pintora. Sus especialidades son las mujeres bizarras y su trascendencia a la hora de hacer ciudad e inventar nuevas sociabilidades. Sus amigas e informantas son dandys extrafinas, baronesas y reinas dadá; agentes críticas, salonnières modales, traperas y punkis, sicalípticas y cupleteras.

Javier Pérez Iglesias es activista bibliotecaria. O sea, lee, escribe, comparte textos, hace contrabandos bibliográficos, activa lecturas y programa a partir de una idea de documento expandido que implica cuerpos, olores, sabores y seminarios.

RESUMEN: Las tres integrantes de este colectivo tenemos la biblioteca como campo de indagación, como herramienta para aprehender lo que nos interpela, importa y preocupa. Estamos atravesadas por el mal de archivo, por la problematización del uso del lenguaje en los textos que conforman nuestros saberes pero también nuestros afectos.
Como agentes culturales nos sentimos interpeladas por lo que el lenguaje deja cómo depósito en nuestros saberes y en la manera en la que encaramos nuestras relaciones con las otras. Queremos resignificar los textos que conforman nuestro imaginario y encarar las dinámicas y negociaciones que por ellos transitan. La articulación de un lenguaje otro que, a modo de sutil palimpsesto de infinitos sentidos aún por llegar, nos acerca, a veces, y sin apenas rozarnos. Nuestra sensibilidad se regocija, se expande, se eleva, más allá de la comprensión habitual, consiguiendo que, por un momento, seamos capaces de ver lo que nunca pensamos que íbamos a lograr y ni siquiera percibir.
Siguiendo la estructura que nos ha hecho famosas ahora nos preguntamos: ¿Es posible salir de la atadura del sinsentido aromatizado? ¿Podríamos con palabras simples y sin circunloquio alguno comunicar lo que queremos comunicar? ¿Hay salida a esta red de frases hechas intercambiables? ¿Somos capaces de mantener un discurso público sin decir absolutamente nada? ¿El aturdimiento textual es parte de la poética contemporánea? ¿Es la jerga chic radical una impostura? ¿Podemos ser radicalmente modernas sin apropiarnos de estas frases hechas?

Volver al programa

 

Anuncios